miércoles, 19 de septiembre de 2012

Primera reseña - "El Gran Gatsby" de F.Scott Fitzgerald


La obra más famosa de Scott Fitzgerald y una de las más populares de la llamada “Generación perdida”, El gran Gatsby, fue editada por primera vez en el año 1925. Nick Carraway nos narra la asombrosa e intrigante vida del protagonista que da título al libro.

Lo primero que hace que el lector quede atrapado en la historia es la manera en que nos presenta el narrador homodiegético a Gatsby. En primer lugar, va aportando retazos de su carácter, de manera que el lector pueda crearse una primera imagen que, sin duda, puede llegar a ser equívoca. Esa primera imagen se encuentra, pues, contaminada por el ambiente superficial y ambicioso propio de los años 20. Así, las continuas fiestas lujosas, los personajes adinerados y las conversaciones un tanto superfluas van instalándose en la historia. De esta manera, Scott Fitzgerald va trazando un panorama en el que se llega a comprender mejor la figura de Gatsby y su comportamiento. Este ya nos es adelantado por el propio narrador al principio de la novela:

“lo que le devoraba era el turbio polvo flotando en la estela de sus sueños”

Inquietante y taxativa frase que adelanta el sino desdichado del protagonista. Asimismo, esos sueños que terminan devorando a Gatsby entran en paralelismo con la propia falta de sueños más allá del dinero, los lujos y las apariencias, que se pueden observar en las vidas de Daisy y su marido.

Los sueños, como podemos observar al ir avanzando en nuestra lectura de la gran novela de Fitzgerald, consiguen arrastrar hasta el fondo a Gatsby, quien, en su locura por recuperar su antiguo amor, se ve capaz de llegar a hacer cualquier cosa, sin importarle las consecuencias de sus actos. Es justo ahí, en esa locura y ese afán de perseguir los sueños, sin nada más que importe, donde podemos encontrar un comportamiento “quijotesco” en Gatsby. Así, al igual que Don Quijote no duda en salir en busca de aventuras, cual caballero armado, Jay Gatsby no atiende a nada más que no sea el amor hacia Daisy. Tanto la batalla del Quijote, como la del protagonista de la novela que venimos reseñando, están ya perdidas desde un principio, aunque ni uno ni otro tolera resignarse.

En definitiva, la novela nos deja con un sabor agridulce: dulce por las descripciones tan llenas de luz que hace el narrador de la historia; agria por el terrible paradero del protagonista. Tras su lectura, nos quedamos con la siguiente reflexión: ¿es realmente necesario perseguir los sueños, a pesar de que estos pertenezcan al pasado, y luchar contra molinos de viento? ¿o tal vez haya que saber distinguir entre la utopía y la realidad?

"Gatsby creía en la luz verde, el orgiástico futuro que, año tras año, aparece ante nosotros... Nos esquiva, pero no importa; mañana correremos más deprisa, abriremos los brazos, y... un buen día...
Y así vamos adelante, botes que reman contra la corriente, incesantemente arrastrados hacia el pasado."



Por Alejandro Godoy González (Jandri)
Un chico está escribiendo en el encerado de la pizarra una frase repetitivamente; purga el castigo de una profesora que imparte justicia. Como una salmodia repite en su cabeza -Francis Scott Fitzgerald es el autor de El Gran Gastby. Una y otra vez y otra y otra, como un soniquete, ya lo sabe “la letra con sangre entra”.

Llega a casa, come frugal, come lo que hay. Se tumba en el sofá y cuando aparece el cansancio en la boca de su padre, sale a la calle rumbo a la biblioteca. Saluda al encargado. Investiga sobre Fitzgerald, nació en el estado de Minnesota, uno de los Estados Unidos de América del Norte, en el año 1896. Estuvo en la Primera Guerra Mundial, la “Gran Guerra”, -ja!, como si alguna guerra pudiera considerarse grande- susurra como un serafín circunspecto. -Seguramente Gatsby tampoco sea tan grande-sentencia.

Casado con Zelda Sayre, la cual sufrió esquizofrenia a la edad de 30 años y murió en un incendio hospitalario con 47 años. Fitzgerald murió de un ataque al corazón 8 años antes seguramente debido en parte, a sus excesos con el alcohol. -Eso quiere decir que murió joven, otro escritor más que no peló canas- piensa que ser escritor es una profesión de alto riesgo, jamás se le pasaría por la cabeza dedicarse a escribir.

En seguida le llama la atención el fuerte contraste entre la gran cantidad cuentos que tiene publicados y el estiaje de sus novelas. Baja el dedo índice sobre la ficha de papel que ha sacado de los archivadores, acusa las siguientes:

F.Scott Fitzgerald
“A este lado del paraíso”-1920
“Hermosos y malditos” -1921
-Te encontré “El gran Gatsby” -1925
“Suave es la noche” -1934

Va a la estantería, el libro está disponible, lo ojea, no tiene claro si realmente despierta su interés. Decide llevárselo de sopetón.



Han pasado 20 años. Entra en el bar 230 de la Quinta Avenida de Nueva York. Pide un capuchino mientras abre su portátil sobre la mesa. Hoy tiene morriña. Busca un blog de su tierra sureña. El azar le lleva a uno un poco hosco, parece que la temática es cinematográfica, pero la última entrada es de un viejo conocido de la ficción literaria.

En cuestión de segundos, rememora aquel libro grande, no de tamaño, sino de esencias, -Jay Gatsby, tú y tus sueños me trajisteis hasta la gran manzana.



Hace memoria, lee y recuerda……

La historia se desarrolla a través de la figura de Nick Carraway, narrador testigo, que se asienta en una humilde casa de “West Egg” en Long Island. Nótese el sentido del humor que emplea Fitzgerald, el cual es perceptible de manera soterrada a lo largo de toda la novela.
Nick ha llegado a Nueva York para trabajar en el “negocio” de los bonos. Son los años 20 americanos, años alocados y como se suele decir felices, al menos lo fueron hasta aquel martes negro del octubre de 1929.
Al otro lado de la bahía, en el “huevo oriental”, lugar donde residen los más adinerados de los ricos, vive un matrimonio, dos viejos (des)conocidos; su prima segunda Daisy, mujer de personalidad dispersa y madre una hija de tres años junto a Tom Buchanan, afamado jugador de polo, con el cual Nick había coincidido someramente en su periplo Universitario. 
Dos ricos con tanto tiempo y dinero como para ir derrochando vida por las esquinas.
En esa primera visita Nick conoce a Jordan Baker, jugadora profesional de golf, con la que tendrá un lacónico affaire.
Hay que tener en cuenta que la novela está estructurada de tal forma que se puede leer en varias capas, tiene una lectura directa y liviana, pero bajo el cobijo de este barniz se dibujan los vericuetos de las personalidades que se dan cita en la obra.

-A varias capas!, estos críticos de blog son muy snob. Da un buen sorbo a su capuchino y busca con la mirada lo que realmente le interesa, lo encuentra unos párrafos más abajo en negrita, -bien, como debe ser.

¿Quién es el gran Gatsby?
“Jay Gatsby nació de la concepción platónica de sí mismo” Esa es la gran verdad del gran personaje.
Gatsby es la respuesta a los sueños de progresar en la sociedad capitalista, donde el dinero marca tu posición en la misma.
Gatsby es el hombre hecho a sí mismo, que lucha por escapar de su destino, que no se resigna a ser un “don nadie” en la vida.
Gatsby es un soñador, que en ocasiones pierde el contacto con la realidad para ser fiel al personaje, asumiendo rasgos de quijote contemporáneo.
Gatsby que sabía y no sabía de negocios turbios.
Gatsby un hombre sin preparación, un megalómano con delirios de grandeza, pero con una mente rápida, ágil, inteligente, siempre despierta para alcanzar su quimera.

En resumidas cuentas, Gatsby que según la hermosa descripción de Nick en las primeras páginas:  “…Representaba todo aquello por lo que sentía un genuino desprecio….. resultó un buen tipo al final; es lo que acechaba a Gatsby, el polvo sucio que flotaba en la estela de sus sueños lo que saldó temporalmente mi interés en los pesares abortivos y las euforias cortos de cuello de los hombres”.
¿Y quién no ha sido un poco Gatsby a lo largo de su vida?

Cierra el blog, apaga el ordenador. Durante unos minutos se queda mirando el trasiego de gente tras la ventana del bar. Almas que vagan sin objetivos, a la deriva.
Finalmente, se levanta, paga la cuenta y se va
Dobla la esquina y se dirige a su pagoda personal, en el 620 de la Octava Avenida, un despacho quedo espera para observar la elaboración de su columna de opinión del jueves en el New York Times.


25 comentarios:

  1. Aunque estaba aquí buscando entre los papeles perdidos un comentario a la altura de tu reseña, no lo encuentro. ¡Qué manera de escribir! Yo tengo el libro en portugués, pero todavía no me he animado con su lectura. Sé también que lo has leído de forma pausada. ¿Es un libro denso? Saludos y enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por estas hermosas palabras, no tenía muy claro que os fuera a gustar. Me siento en cierta forma aliviado.
      En cuanto a la novela, no es para nada densa, de hecho se lee con bastante rapidez.
      La clave se encuentra en algunos párrafos que en el fragor de la historia pueden pasar desapercibidos y es ahí donde Fitzgerald realiza sus interesantes reflexiones.
      Anímate.
      Un saludo y buenas lecturas :)

      Eliminar
  2. Me ha encantado tu reseña, y me ha inspirado curiosidad de leer el libro. Sigue escribiendo asi, llegaras lejos. Un beso. TQM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me resulta raro escribirte en un blog, pero bueno "C`est la vie".
      Tú mejor que nadie sabes cual es uno de mis auténticos sueños.
      Un beso mi niña.

      Eliminar
  3. Una reseña genial. Me alegro mucho de que por fin vayas a dedicar más tiempo a comentar libros. Una reseña absolutamente maravillosa. Tengo que insistir una vez más en que leas "Suave es la noche". A mí me gusta más que "El gran Gatsby" aunque eso quiera decir muy poco y sea tan subjetivo pero me gustará conocer tu opinión. Un abrazo Alex.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jose te prometí que la siguiente reseña era literaria, pá que veas que cumplo mis compromisos jeje ;)
      Además he roturado primera reseña, con la intención de que no sea la última.
      Tengo que decirte que tu pasión por los libros es una de las cosas que me han animado a esbozar este cambio de temática.
      "Suave es la noche" caerá, tengo tu criterio en la más alta de las consideraciones.
      Un saludo y buenas lecturas :)

      Eliminar
  4. ¿Esta es tu primera reseña? ¿dónde estabas hasta ahora? Lo bueno es que ahora vendrán más ¿no? Espero que la respuesta sea afirmativa.
    Es una relato-reseña, y me parece sensacional. Estoy más interesado en leer tu próxima reseña que El Gran Gatsby. ;) Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Qué genial tu reseña!
    Lo leí hace años, y luego ví la peli (maravillosas actuaciones de Robert Redford y Mía Farrow). Es una excelente novela, retrato fiel de la época y la sociedad americana.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me satisface enormemente que te haya gustado la reseña.
      Los años 20 americanos debieron de ser una época muy interesante para vivir, donde el límite era el cielo y uno se sentía dueño de su destino, sin ese innecesario exceso de regulación que acota la libertad personal de acción y casi de pensamiento.
      Salud y saludos :)

      Eliminar
  6. Menuda reseña!!! En serio, me ha llegado!! Tengo el libro aparcado en mi estantería y todavía no me he puesto con él, te lo puedes creer?? Al autor lo conocía desde hace años, pero verlo reflejado en "Midnight in Paris" fue lo que me hizo investigar más...Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Muchísimas gracias por tus palabras.
    La reseña os la he hecho con toda mi dedicación.

    Pues cógela de la estantería, rápido....... porque es muy amena y la vez puedes sacar muchísimas conclusiones de las personalidades, de las diferencias entre épocas tan lejanas y tan cercanas, de las relaciones entre los humanos, en fin de la vida misma.
    Espero que te animes.
    bye bye :)

    ResponderEliminar
  8. ¡Alejandro, qué te puedo decir! Desde luego, es la mejor reseña que he leído tuya hasta el momento. Me ha encantado la historia que te montas para salirte de los "patrones" (muy en tu línea, como siempre ;)) y crear una ficción dentro de algo tan real como una crítica literaria. Me ha fascinado, en serio. Has creado un mini-relato para comentar la novela. Sigue así ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bego, esto es el principio de una gran colaboración.
      Vamos a dar caña y lo mejor de nosotros mismos en las letras y a ver donde nos llevan las mareas.
      Gracias por tus palabras de elogio, se agradecen de corazón.
      Voy a desayunar, un fuerte abrazo :)

      Eliminar
  9. Jajajaja acabo de darme cuenta: soy Prieto ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. s o l u c i o n a d o !!!!!! vaya despiste tengo jejejeje

      Eliminar
  10. Una reseña brillante, Alejandro, nos mantienes en vilo con una visión muy personal. Me gusta ese tipo ambiguo, el gran Gatsby: un hombre hecho a sí mismo que se mueve entre el fango... no le queda otra que ir de duro por ahí como escondido tras una máscara. Gracias, un beso

    ResponderEliminar
  11. Muchísimas gracias por tus palabras.
    Por cierto, te he dejado un comentario en tu blog, una reseña de Venecia francamente interesante y por cierto, igualmente de una perspectiva fuera de todo convencionalismo. Enhorabuena!!!
    En Gatsby creo reconocer un hombre traslúcido, cuyas costuras se desvencijan y que en su escalada a la cima ha llegado a un lugar vacuo, que le hace confundir sus deseos, con su irracionalidad de su realidad.

    Salud y saludos :)

    ResponderEliminar
  12. Me encantó esta novela y cosa rara, me gustó al mismo nivel el peliculón protagonizado por Robert Redford, ahora van a hacer una nueva versión protagonizada por Leonardo Di Caprio, el director de Moulin Rouge, ya he visto el tráiler y me he echado las manos a la cabeza, en fin, menos mal que podemos disfrutar del libro. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que apostar por la nueva versión de Gatsby, por mucho que se esfuercen...uff el talento tiene sus límites. No tenemos artesano, ni buenos mimbres. Creo que como tú no me acercaré ni en gesto deferente.

      Respecto a la antigua versión que comentas, me pareció que las interpretaciones eran dispares, pero el lunar más grande lo sitúo en que, según mis pareceres, no se captó la esencia del personaje de Gatsby: sus motivaciones, los porqués de su vida y el designio de la desgracia que piafaba su sombra lúgubre.
      Pero como dices, siempre nos quedará el libro, que es una auténtica maravilla.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  13. Una reseña estupenda que comparto en gran medida. La verdad que se convirtió rápido en uno de mis libros favoritos y la película no desmerecía en absoluto. en cuanto a la nueva versión..... DiCaprio.... me da bastante miedo. Y encima, por si fuera poco, en 3D...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es definitivamente un grandísimo libro, ese hado misterioso que envuelve a Gatsby, impenitente en sus sueños de grandeza, la reconquista de un amor imposible, la actitud pueril de Daisy y Tom, y esos años 20 americanos, época que atrapa como pocas en la historia.

      En fin........ que no pienso ver la nueva versión cinematográfica ni en 3 ni aunque hubiera 4D, no quiero ensuciar mis sensaciones de esta imprescindible novela :)

      Eliminar
  14. He leído el libro y me gustó aunque esperaba algo más complicado que no significa decepción que tiene sus virtudes, ha sido una buena lectura, amable y fácil, con sustancia pero a flor de piel, sobre un Gatzby que pone todo a un solo tiro y pierde. Hice una crítica del libro. No recuerdo si es primera vez que te visito, te tengo en el twitter y el 15 arrancamos una lectura en conjunto, pero para compartir en otros espacios si gustas te invito también a mi bitácora. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Por supuesto, me pasaré por tu bitácora con todo el gusto del mundo.
    Es cierto que Gatsby es una novela sencilla de leer, pero creo que encierra reflexiones profundas, a lo largo de la historia.
    "Pastoral Americana" es uno de esos libros que particularmente tengo muchísimas ganas de leer.
    Estoy con otra lectura, pero llegaré casi seguro a tiempo.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  16. Yo solo he visto la película, quiero que el libro me guste y ahora mismo no creo estar preparada para leermelo. Pero bueno, ya caerá :)

    Lo cierto es que me voy a replantear lo de escribir, como dices, ser escritor se está convirtiendo en un deporte de riesgo! Un besito, Jandri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo a su debido tiempo, son los mismos libros los que nos llaman cuando llega su momento, así que basta con estar al pairo.

      Si, jeje, parece que ser escritor es una profesión maldita.... aunque parece algo más del pasado.

      Me pasé por tu blog y me encantó lo que vi.
      Un besito :)

      Eliminar